Reserva Natural del Bosque Mbaracayú

La Reserva Natural del Bosque Mbaracayú constituye uno de los últimos grandes remanentes de bosque de la Región Oriental del Paraguay, del cual más del 80% de la cobertura boscosa original ya ha sido deforestada.
La Reserva del Mbaracayú cuenta con 64.405 hectáreas y es representativa de dos ecosistemas de gran prioridad de conservación: el Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA) y el Cerrado.

El BAAPA cubre la mayor parte de la reserva y se describe como un bosque subtropical semicaducifolio. A nivel regional y nacional se encuentra altamente amenazado y fragmentado y aproximadamente sólo un 7% de la cobertura original persiste hasta el presente.
Los bosques de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú son los remanentes de este tipo de ecosistema en mejor estado de conservación en Paraguay. En la misma se identifican varias comunidades naturales que incluyen diferentes tipos de bosques, pastizales, lagunas, esteros, ríos, arroyos, saltos y nacientes de agua. Además, se registran cientos de especies de aves, mamíferos, reptiles, peces y anfibios.

Además de contemplar la riqueza de su flora, fauna y paisajes naturales, al visitar la Reserva, el turista podrá disfrutar de paseos en canoa por el Río Jejuimí, recorrer diversos senderos en el bosque, realizar paseos en bicicleta, observar aves, hacer paseos nocturnos, disfrutar de la Cordillera del Mbaracayú desde el mirador del bosque y contemplar las espectaculares cascadas del Salto Karapá.

También disfrutará de diversas opciones culinarias con platos tradicionales. Durante su estadía, será atendido por las estudiantes del Centro Educativo Mbaracayu*, quienes realizan sus prácticas en hotelería supervisadas por especialistas.

(*)El Centro Educativo Mbaracayú (CEM) es un colegio técnico en ciencias ambientales para mujeres adolescentes campesinas e indígenas, ubicado dentro de la reserva, que busca formar líderes del desarrollo sostenible.

Mbaracayú Turismo

Es un programa de turismo sostenible impulsado por la Fundación Moisés Bertoni con la participación de comunidades locales en actividades culturales, sociales y de aventura que se desarrollan en diferentes localidades de la Reserva de Biósfera del Bosque Mbaracayú.

Las Reservas de Biósfera son zonas de ecosistemas, reconocidas en un plano internacional en el marco del Programa El Hombre y la Biósfera (MAB por su sigla en inglés) de la UNESCO, que sirven para impulsar armónicamente la integración de las poblaciones y la naturaleza, a fin de promover un desarrollo sostenible mediante un diálogo participativo, el intercambio de conocimiento, la reducción de la pobreza, la mejora del bienestar, el respeto a los valores culturales y la capacidad de adaptación de la sociedad ante los cambios.

La Reserva de Biósfera del Bosque Mbaracayú está ubicada en el departamento de Canindeyú en la Región Oriental del Paraguay y cuenta con un sinnúmero de atractivos naturales y culturales, además de divertidas actividades. Le invitamos a descubrir más de las bellezas de este lugar.

Mbaracayú Lodge

El Mbaracayú Lodge, ubicado dentro de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú, cuenta con placenteras habitaciones climatizadas y equipadas con todas las comodidades, incluido servicio de conexión WI-FI.

El Lodge ofrece alojamiento en cómodas habitaciones con cama matrimonial y baño privado o camas marineras de dos pisos con baño compartido. Cuenta con un total de 13 habitaciones climatizadas que pueden ser singles, dobles, triples o cuádruples.

La Reserva Mbaracayú cuenta con una red de senderos que están habilitados para el disfrute de la naturaleza y la observación de la fauna y flora local. Además, podrá apreciar el canto de aves típicas del Bosque Atlántico del Alto Paraná, observación de huellas de mamíferos y posiblemente la observación directa de los mismos.

De a poco, Ype Jhu está siendo reconocida como la ciudad de los 40 saltos, ya que se estima que en todo su territorio se puede apreciar aproximadamente esa cantidad de saltos de agua, chorros, cataratas o cachoeira como le denomina la población local. Por medio de senderos y con guías especializados, los turistas podrán recorrer siete de estos maravillosos saltos y desarrollar actividades como rapell, cañonismo y tirolesa.

Ubicado en la ciudad de Curuguaty, el Museo Histórico junto con la Biblioteca y el Festival del Kurugua, conforman la “Casa de la Cultura”. El local, inaugurado en noviembre de 1977, fue construido con materiales típicos de la zona y todos los objetos fueron donados por la población. En el museo se pueden apreciar materiales históricos como los documentos de la época del General José Gervasio Artigas, artículos industriales del 70, monedas y la rica muestra de culturas indígenas Avá Guaraní y Aché.

La Reserva Mbaracayú cuenta con una red de senderos que están habilitados para el disfrute de la naturaleza y la observación de la fauna y flora local. Además, podrá apreciar el canto de aves típicas del Bosque Atlántico del Alto Paraná, observación de huellas de mamíferos y posiblemente la observación directa de los mismos.

Los turistas podrán navegar por el Río Jejuimí, que nace en la misma Reserva y discurre dentro del bosque, lo que facilita la observación de paisajes únicos desde una perspectiva diferente.

Se pueden realizar recorridos por caminos rodeados de bosque y disfrutar del deporte desde una perspectiva diferente.

La Reserva es parte del territorio ancestral del pueblo Aché, que hasta mediados de la década de 1970 vivía en los bosques del Mbaracayú en aislamiento voluntario. Actualmente, en la región se asientan cuatro comunidades indígenas Aché. El pueblo Aché mantiene un profundo conocimiento de la fauna y flora y lo transmite a las nuevas generaciones por medio de las esculturas y objetos utilitarios que conforman el acervo artístico que los identifica. Hoy, este arte popular indígena junto a otras expresiones culturales está a disposición de los turistas en el Centro Cultural Aché de la comunidad Chupa Pou y en la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú.

Los turistas podrán visitar la huerta y la granja, administradas por funcionarios de la Fundación Moisés Bertoni y las alumnas del Centro Educativo Mbaracayú. Asimismo, podrán realizar actividades tales como preparar la cama de tierra para hacer germinar las semillas, trasplantar semillas germinadas a la huerta, regar las hortalizas y sacar las malas hierbas, ordeñas las vacas, alimentar a los cerdos, colectar los huevos de las gallinas ponedoras y alimentarlas.

En la reserva, se pueden observar las 5 especies de tucanes presentes en Paraguay, 12 especies de pájaros carpinteros y más de 10 especies de picaflores. En el área de Jejui-mí, se pueden observar al menos 70 especies de aves, desde especies relativamente comunes del bosque, como Cacicus haemorrhous (Chacurrai o Cacique), Cissopis leverianus (Aka’ê morotî michî, Frutero overo) y Piaya cayana (Tingazú), hasta especies amenazadas y muy raras como Pteroglossus bailloni (Tuka pakova) y Dryocopus galeatus (Ypekû akâ mirâ o Carpintero cara canela). La actividad de las aves varía dependiendo de la hora del día. Muchas especies, son más activas por la mañana temprano y al atardecer, por lo que se recomienda realizar las caminatas al amanecer o un poco después y al final del día.