Áreas Privadas de Conservación

Programa de Iniciativas Privadas de Conservación

En el año 1989, la Fundación Moisés Bertoni creó un programa que impulsó la conformación de un sistema de protección de la naturaleza desde el sector privado, como parte de las estrategias innovadoras de apoyo al Estado Paraguayo para la conservación in situ de la biodiversidad. La superficie de Áreas Silvestres Protegidas del Paraguay en ese año cubría sólo el 2,79 % del total del país. A partir de 1994, con la creación del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas (SINASIP), que incluye la categoría de conservación bajo dominio privado, se pretende aumentar la cantidad y la representatividad de las áreas protegidas, hasta alcanzar como mínimo del 10 % de la superficie total del territorio nacional

Reconociendo que muchas de las áreas importantes para conservar se encuentran en manos de propietarios privados, que existen escasas tierras fiscales y que la mayoría de los gobiernos de la región carecen de fondos para comprar o proteger adecuadamente estas áreas, los instrumentos de conservación de tierras privadas se constituyen en un complemento a los sistemas estatales de protección de la naturaleza, pudiendo ser establecidos a un menor costo, con una mayor capacidad de monitoreo. Estos sistemas son voluntarios, dependen del convencimiento de los dueños de tierras de participar en estas iniciativas y del reconocimiento social.

El Programa de Iniciativas Privadas de Conservación en la FMB busca desarrollar un marco de participación de propietarios privados para sumar esfuerzos en la conservación de la biodiversidad y el desarrollo sostenible, mediante la implementación de modelos de conservación privada que puedan ser replicados en el país.

De esta manera se logrará proteger una muestra de la biodiversidad presente en el país en sus distintas regiones biológicas del territorio nacional.

Creación de Áreas Protegidas Privadas

Conservar y proteger el patrimonio natural y cultural del país es responsabilidad de todos, si bien parte importante de esta función es responsabilidad del Estado, hay mucho que el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil pueden y deben hacer, a fin de garantizar el resguardo de los bienes nacionales.

En 1992 se establece el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas, el cual permite que propiedades privadas que contengan elementos naturales relevantes puedan ser inscriptas y reconocidas bajo una categoría de conservación.

La Fundación Moisés Bertoni colabora con los propietarios de tierras que tengan interés de incluir parte de sus propiedades como reservas naturales privadas reconocidas por el Estado Paraguayo, en el desarrollo del proceso de justificación, declaratoria y gestión de dichas áreas.

Para la presentación de una justificativa técnica es necesario contar con información científica sobre los recursos naturales presentes, para lo cual es necesario que un equipo multidisciplinario de profesionales, especialistas en fauna, flora y ecosistemas, elabore dicho informe con los criterios técnicos adecuados. La FMB cuenta con un equipo de profesionales altamente especializados y de gran experiencia, así como el concurso de organizaciones aliadas, como la Red de Conservación Ambiental en Tierras Privadas, a través de los cuales ofrece servicios a los propietarios interesados en participar en la conservación del país.

¿Qué es una Reserva Natural Privada?

Son áreas naturales que se encuentran en terrenos privados y que cuentan con muestras de ecosistemas considerados de importancia para la conservación, y que son declaradas para este fin por voluntad del propietario.

¿Cómo se crea una Reserva Natural Privada? El propietario presenta un documento denominado “Justificativa Técnica” a la Autoridad de Aplicación de las áreas silvestres protegidas del país, la Secretaría del Ambiente (SEAM). Este documento contiene la información técnica y científica sobre los valores naturales y/o culturales que el área posee y una evaluación de su potencial para cumplir con objetivos nacionales de conservación. Además, se deben presentar copias de documentos legales respaldatorios (copias de los títulos de propiedad, copias del pago del impuesto inmobiliario al día, constancia de no contar con impedimentos legales, entre otros); solicitando a la SEAM el análisis de la documentación para la creación de una Reserva Natural bajo dominio Privado, especificando un plazo de tiempo determinado, el cual no podrá ser menor a cinco años. De ser positiva la evaluación de la SEAM, la misma solicita al Poder Ejecutivo la promulgación de un Decreto de declaratoria de la Reserva, pasando la misma a formar parte del SINASIP.

¿Cuáles son los objetivos de una Reserva Natural?

Sus objetivos de creación son menos estrictos que otras categorías de Áreas Silvestres Protegidas; buscando combinar la conservación de la naturaleza con la promoción de uso de los recursos naturales bajo normas de respeto ambiental. Las Reservas Naturales apuntan a ser núcleos de difusión de prácticas de aprovechamiento sostenible. Así mismo, brindan servicios ambientales a las comunidades aledañas, además de potenciar la restauración de los ecosistemas degradados. Las reservas naturales privadas pueden cumplir cuatro objetivos básicos:

• Contienen muestras representativas de ecosistemas y/o especies de flora y fauna, los cuales aún no están suficientemente protegidos en otras áreas públicas o privadas.
• Protegen cabeceras de cuencas hidrográficas y/o lugares que contengan una geomorfología, historia, y hechos culturales muy particulares.
• Actúan como corredores biológicos, interconectando otras Áreas Silvestres Protegidas públicas y/o privadas. También pueden ser parte de las zonas de amortiguamiento de las Áreas Silvestres Protegidas públicas.
• Se pueden desarrollar experiencias basadas en la aplicación de modelos prácticos de uso sustentable.

¿Afecta a la tenencia de la tierra?

La declaratoria de una porción de la propiedad como reserva natural no afecta la tenencia de la tierra, la cual mantiene todos los derechos anteriores a nombre del propietario. Sin embargo, al estar la misma cumpliendo un objetivo de conservación o uso sostenible, se equipara a la función pública de conservación de otras Áreas Silvestres Protegidas, por lo que en el lapso de la validez de la declaratoria son inexpropiables para fines de reforma agraria, u otros. De la misma manera, el propietario se compromete a mantener el área designada como reserva en estado natural, o en el caso que existan ciertos usos, los mismos se adecuen a todas las normativas ambientales y técnicas a fin de asegurar su sustentabilidad.

¿En qué leyes se respalda esta figura de conservación?

La Ley 352/94 es la máxima ley que contempla a las Áreas Silvestres Protegidas en Paraguay, incluyendo la figura de las Reservas Naturales Privadas.

La citada Ley establece en el Capítulo V las disposiciones para la declaratoria por decreto o Ley de la nación (Art. 26.), su inscripción en el registro nacional de Áreas Silvestres Protegidas y en la Dirección General de los Registros Públicos (Art. 27), así como las disposiciones para su revocatoria (Art. 28).

El fomento de las áreas privadas de conservación está establecido en el Capítulo IV que establece en su Artículo 56 que las “Reservas declaradas a la fecha y las Áreas Silvestres Protegidas declaradas de acuerdo a los estipulado en el Art. 26 estarán exentas del pago inmobiliario y de todo impuesto sustitutivo o adicional que se creare sobre la propiedad del inmueble rural. Asimismo serán inexpropiables durante el lapso de validez de la declaratoria.”